SAN JOSÉ, ESPOSO DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA